Employer Branding: el gran reto de los Recursos Humanos

09 de mayo de 2016

Estábamos leyendo esta noticia sobre retención de talento y recursos humanos y nos hemos acordado de un evento al que asistimos el pasado 21 de abril y que viene al pelo para discutir las tendencias en el entorno laboral, hablar de las inquietudes que mueven a los trabajadores a elegir entre una compañía u otra y entender que no basta simplemente con encontrar al mejor talento, sino que hay que integrarlo en las estrategias corporativas para «retenerlo».

Como os decíamos, hace un par de semanas asistimos al Encuentro Anual del Foro Recursos Humanos en ESADE bajo el lema «Employer Branding: el gran reto de los Recursos Humanos». De acuerdo con Wikipedia, el employer branding tiene que ver con la fidelización del capital humano y la construcción de marca siendo un buen empleador. Desde el punto de vista de Carmen Fernández —directora de Cultura en Gas Natural Fenosa— el employer branding implica una estrategia sólida y honesta que se refleja en el compromiso y propósito de la organización, así como en el interés en las personas. ¿El resultado de esta estrategia? Empleados más motivados, inspirados y comprometidos, tanto los presentes como los futuros.

Para Francisco Martínez —director de Gestión de Personas y del Conocimiento en Bankinter— el employer branding es un poliedro con muchas caras:

Primero, tiene una relación directa con la reputación de la marca y su posicionamiento estratégico. Además, tiene el poder para atraer al mejor talento e incrementar su compromiso y motivación, lo que impacta a su vez en la satisfacción de los clientes y, por ende, en los beneficios de la empresa. Trabajar en la marca implica identificar a los grupos de interés y sus necesidades y conocer cómo se puede aportar valor a la sociedad. El employer branding tiene en cuenta el talento y la diversidad del mismo. Es posible —y fundamental— crear un entorno de coexistencia que permita a los empleados desarrollar todo su potencial.

Lo que hace única a una empresa son las personas que trabajan en ella. La marca, sin duda, es el reflejo de esas personas. Lo hemos defendido en multitud de ocasiones: los empleados son los mejores embajadores de la marca. Por eso es tan importante centrarse en las personas y conseguir que los empleados se identifiquen con los valores de su empresa y se sientan orgullosos de pertenecer a la misma.

Para potenciar el employer branding, el área de selección puede desempeñar un papel muy importante a través de la potenciación de los valores de la marca como buena empleadora. De esta manera, las posibilidades de retener el talento de los empleados y atraer el talento de empleados potenciales se multiplican. En este sentido, tanto las políticas de recursos humanos como contar con una estrategia de comunicación eficaz y transparente son fundamentales. Se puede contactar con este talento —existente y potencial— a través de redes sociales, ferias, premios, etc. La web de empleo suele ser la puerta por la que un potencial empleado tiene la primera experiencia con la organización, por ello, es muy importante tener una web de empleo cuidada, que refleje bien la imagen que se quiere transmitir, que esté actualizada y que proporcione la impresión adecuada.

Otro factor clave que tiene mucho que decir en la generación de employer branding es la cultura. Necesitamos transformar la cultura organizativa para dar cabida a la diversidad y crear entornos adecuados de convivencia de talentos diversos. El reto al que se enfrenta la función de RR. HH. es asegurar espacio donde los talentos diferentes puedan coexistir y juntos avanzar hacia el bien común. Tener a un profesional contento y comprometido es bueno, pero un equipo de talento colectivo trabajando de forma conjunta es maravilloso.

Nuestra idea es que no hay que «retener» el talento, sino cuidarlo para que no quiera marcharse. En este sentido, nos parece súper interesante para profundizar sobre el tema el evento Talent Day que tendrá lugar el próximo 9 de junio en el Museo Reina Sofía de Madrid sobre las últimas tendencias en la gestión de personas: transformación digital, innovación disruptiva, marcas de talento, transformación, ecosistemas de aprendizaje, modelos de liderazgo, etc..