Agrega un descanso a tu lista de To Do´s

02 de septiembre de 2020

A menudo, cuando comenzamos la jornada laboral, lo primero que hacemos es anotar las actividades que realizaremos durante el día: responder un correo, hacer una llamada, realizar un informe, entre otros pendientes de nuestro día. Sin embargo, la tarea más importante es la que pocas veces se considera en la agenda del día: los descansos.

Sobre todo, en tiempos en que muchos profesionales se encuentran trabajando desde casa por la pandemia, tener en cuenta estos descansos periódicos puede ayudar tanto al bienestar de los trabajadores como, incluso, a su efectividad y productividad durante la jornada.

De acuerdo con los expertos, el máximo tiempo de concentración de una persona puede ser de hasta 45 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, el cerebro puede experimentar una falta de concentración, fatiga, cansancio mental y visual por la pantalla del ordenador con la consiguiente disminución de su rendimiento. Además de eso, la falta de movilidad física puede traer consigo problemas de postura que pueden afectar la salud e incluso, provocar bajas laborales.

Junto a los efectos en el rendimiento y en la salud física, con la falta de descansos también se pueden experimentar síntomas de agotamiento mental o burn out. Por todo esto, hacer pausas de 10 minutos, se convierte en un pendiente vital de nuestra jornada laboral que no puede quedar sin su check en la lista.

Durante esta pausa, son distintas las actividades que se pueden realizar para retomar la concentración y seguir trabajando de manera efectiva y saludable. Puede ser desde preparar un café, llamar a algún amigo o familiar, dar pequeños paseos, estirarse o incluso, realizar una pausa activa: serie de ejercicios que permiten ayudar a relajar y estirar musculatura. Hoy, con YouTube, hay una serie de tutoriales que pueden ayudar a realizar estas actividades.

Especialmente en estos tiempos, es necesario encontrar equilibrio en la jornada. De acuerdo a un artículo de Harvard Business Review, el teletrabajo y el encierro nos pone como desafío la responsabilidad de manejar nuestros propios horarios y agendas. Pero ello no implica dejar de dar un respiro para oxigenar nuestra mente, cuerpo y productividad. En especial, en tiempos donde los trabajadores sienten una presión —ya sea propia o del entorno laboral— por marcar una constante presencia online en reemplazo de la física en la oficina.

En este sentido, las áreas de recursos humanos pueden ser de gran relevancia para crear educación respecto a la importancia y valor de tomar descansos breves en la jornada laboral, impulsando su realización y los beneficios para la salud de los empleados, la productividad empresarial, el compromiso y la motivación.

Facilitar unas pautas claras sobre cómo realizar este descanso, cuál debería ser su duración o las actividades saludables por realizar, permite que los trabajadores puedan realizar los pequeños descansos como parte de una política corporativa, descomprimiendo el estrés o ansiedad de «no estar produciendo», y asegurar un descanso beneficioso para el trabajador.

Asimismo, entregar pautas a los líderes de las organizaciones es de vital importancia para que se fomente la confianza en los equipos, el cuidado por su salud y se refuerce la importancia de estos espacios personales. Prácticas que vienen desde los líderes tienen mayor impacto en las conductas y hábitos de los trabajadores. Esto incluso sugiere una necesidad de repensar la modalidad en que se configura la cultura laboral: el cumplimiento de los objetivos es más importante que la «hiperpresencialidad» y la cantidad de horas conectado, sentado en un escritorio y disponible para la organización.

Los descansos son de beneficio para la organización en su conjunto y deben ser impulsados y premiados de la misma forma que el trabajo bien hecho, el cumplimiento de metas, objetivos y KPI´S. Como dijo Henry Albrecht, CEO de Limeade, en una publicación «comparte las reglas, demuestra que te importa, modela comportamientos y confía en que las personas harán lo correcto».