B-For Planet: impulso de iniciativas estratégicas sostenibles

18 de noviembre de 2020

COVID-19 ha traído un efecto dramático tanto en la salud pública como en la economía global. Mientras el mundo busca maneras de recuperarse, la pandemia ha provocado un repunte en el énfasis que las empresas están poniendo en la sostenibilidad. También nos ha demostrado que estamos dispuestos a dejar de lado las prioridades individuales para contribuir al bienestar colectivo con un cambio de comportamiento. Es hora de reorientar nuestros sistemas políticos, económicos y sociales en todos los niveles y ayudar a los ciudadanos a comenzar a pensar y comportarse de manera más sostenible.

Durante el encuentro de B-For Planet, se vio cómo podemos afrontar la reconstrucción de la economía y cómo podemos hacerlo de forma sostenible. Es esencial que el sector público y privado participe en el cambio para mejorar la sostenibilidad del planeta y mejorar el cambio climático. Cada organización debe tener una nueva mirada para la toma de decisiones en las decisiones del día a día. Es imprescindible que nadie se quede atrás y esto solo será posible si hay colaboración y cooperación de todas las organizaciones. Se necesitan alianzas, cooperación internacional y colaboración pública y privada; para que se pueda asegurar el cumplimiento de las metas del Agenda 2030.

Es hora de pasar a acciones concretas en transición ecológica, digital y social, en las que todo el mundo debería participar. De la misma manera, cada empresa deberá replantear su visión y su estrategia de negocio para contribuir a construir un mundo mejor, tal como reclama el nuevo contexto. Ello exigirá diálogo entre los involucrados y una nueva relación con los empleados, proveedores y clientes.

Ángel Alloza, CEO de Corporate Excellence- Centre for Reputation Leadership, recalcó que las empresas que lograrán legitimidad social para operar son aquellas que no solo se limitan a gestionar sus capitales tangibles, como lo son el financiero y el manufacturero, sino que colocan al mismo nivel los capitales intangibles, como la innovación, la relación con el medio ambiente y los públicos a los cuales las empresas impactan.

Todos tenemos la misma responsabilidad de cuidar nuestro hogar: el planeta. Por ello, las empresas tienen que esforzarse más en demostrar que lo que hacen contribuye a una sociedad mejor. Los objetivos de desarrollo sostenible y su integración en las estrategias corporativas deben desempeñar el papel principal en todos los sistemas. Esto no solo debe reflejar un reconocimiento popular de la agenda de sostenibilidad, sino también un compromiso entusiasta de asumir la responsabilidad.