Claves de comunicación de marca 2019

24 de abril de 2019

Debido a la reciente presentación de nuestro informe anual sobre tendencias en reputación y gestión de intangibles, Approaching The Future, en Corporate Excellence - Centre for Reputation Leadership nos encontramos sumergidos en el análisis de la claves y tendencias de gestión corporativa de cara a este 2019. En esta ocasión, queremos compartir contigo algunas ideas del IV Encuentro de Tendencias de Comunicación de Marca de Llorente & Cuenca.

A continuación encontrarás los highlights de cada una de las 3 claves que Llorente & Cuenca denomina como decisivas para las marcas en 2019:

1. Begin the beguine: Estrategia de marca como eje constante de cambio

El escenario actual obliga a las marcas a volver a empezar de forma constante. Pero el cambio por el cambio puede llevar a la destrucción de la marca. Entonces, ¿cómo cambiarlo todo sin perder la esencia? Hay que ser flexible y evolutivo pero mantener a su vez la esencia de la marca: conservar los básicos y las claves que han ayudado a la organización a triunfar. En definitiva, la estrategia de marca del futuro será flexible, adaptable pero firme y decidida.

Además, la autenticidad de la marca será lo que le aporte credibilidad. Al igual que la coherencia con su esencia y su consistencia al ponerla en práctica en cada uno de los puntos de contacto. Mantener la marca relevante para los grupos de interés nos lleva al éxito sostenido.

2. La experiencia de cliente: factor clave para la conversión de negocio   

La estrategia de la marca deberá de estar ligada a la estrategia de comunicación para generar relevancia, y es que es crucial que lo que somos sea lo que nuestros stakeholders perciben. Ante esta realidad, cobra especial importancia la gestión de una correcta comunicación en la interacción con el cliente, y por ende, en la construcción de su experiencia de marca. Sobre todo debe ponerse el foco en los touch-points (o incluso ya podríamos hablar de trust-points) y en la gestión de sus expectativas. No debemos olvidar que «una marca es una promesa y una buena marca es una promesa cumplida».

Aun así, queda claro que todas estas gestiones tienen como objetivo final su impacto positivo en el negocio. De hecho, es un factor clave en la creación del valor y confianza en el mercado actual. Además, en la jornada se hizo hincapié en que la reputación y marketing están intrínsecamente relacionados en este campo: al fin y al cabo sin reputación no hay recomendación, y la recomendación a su vez repercute directamente en las ventas. En definitiva, la reputación es clave para el funcionamiento del negocio.

3. El talento: ¿aliado o saboteador para la reputación de una marca?

La marca, sin duda, son las personas que la forman. Ellos son quienes definen cómo es de humana y cómo es de consistente. Por eso conseguir que los empleados vivan la marca, se sientan parte de ella y estén orgulloso es clave para que el servicio y los touch-points transmitan la marca. Pero no se trata solo de tener talento, para lograrlo también debe gestionarse la cultura corporativa, fomentar el talento oculto y colocarlo donde crezca.

Como hemos mencionado, el empleado como embajador es clave. El talento es el actor más legitimado y creíble para construir reputación para un marca, tanto en aspectos comerciales como en aquellos relacionados con la marca empleadora o el compromiso. Por eso gestionarlo es uno de los grandes retos reputacionales. Para que se identifiquen a medio-largo plazo se necesita una cultura alineada a un propósito, y fuertes mecanismos de escucha y empatía. En dos palabras: escucha y acción poniendo siempre al empleado en el centro.

Como premisa conjunta a estas tres tendencias, concluímos este post destacando la importancia de medir continuamente nuestro desempeño como marca a través de herramientas que permitan escuchar lo que se necesita, no solo a nivel transaccional sino también a nivel relacional.