Comprometiendo personas y organizaciones

09 de junio de 2016

El pasado 2 y 3 junio asistimos en Madrid al Congreso Internacional de Psicología del Trabajo y Recursos Humanos con el lema «Comprometiendo Personas y Organizaciones».

En el Congreso participó Josep Santacreu, consejero delegado de DKV Seguros, empresa socia de Corporate Excellence. En su ponencia destacó que las empresas más productivas velan por el bienestar de sus empleados y que la competitividad depende del talento. Sin embargo, no existe gran talento sin gran voluntad. Santacreu defiende que el talento es igual a la capacidad más el compromiso. Los objetivos trascendentales son las causas que estimulan el talento; los imperativos morales que han movido al ser humano desde siempre: libertad, belleza, amor, verdad, servicio, sabiduría, justicia, solidaridad y naturaleza.

El compromiso es bueno para la salud de las empresas, que crecen más y obtienen mejores resultados, y también para los empleados, ya que reduce los niveles de cortisol y mejora el sistema inmunitario. Santacreu explicó también que los empleados comprometidos tienen menos nivel de colesterol y triglicéridos. En cambio, las personas no comprometidas presentan mayores niveles de estrés y tienen el doble de probabilidad de desarrollar depresión y ansiendad en los próximos años. Lamentablemente, solo el 21 % de los empleados están verdaderamente comprometidos.

Sin título

Para solucionarlo hay una palabra clave: confianza. La confianza genera compromiso, más dedicación y mejora la calidad del servicio, lo que permite diferenciarse de la competencia. La confianza motiva la innovación, las empresas se atreven porque tienen el respaldo de unos empleados comprometidos y proactivos. Para crear una cultura de confianza es importante ser abierto, transparente, auténtico, real y compartir constantemente.

Para generar confianza se debe escuchar, entender, explicar, implicar, motivar, reconocer y dar ejemplo.

Un empleado con pasión, comprometido, puede aportar más que 10 empleados simplemente interesados. La obediencia, la diligencia y la experiencia se pueden comprar, pero la pasión y la toma de riesgos no. Esta idea nos recuerda a la charla de Simon Sinek sobre cómo los grandes líderes inspiran la acción. «¿Por qué los hermanos Wright fueron capaces de idear los vuelos tripulados autopropulsados cuando había otros equipos mejor cualificados y mejor financiados?» Porque contaban con un equipo comprometido con el proyecto y las ideas que representaba.

Las empresas deben superar ciertas dicotomías y pasar a hacerlas compatibles: más responsabilidad con más libertad, mayor competitividad con más comunidad, y más beneficios con un impacto social positivo.

De acuerdo con Tom Rath y Jim Harter, los cinco elementos esenciales para el bienestar profesional son: bienestar profesional, social, financiero, físico y comunitario.

La felicidad y el bienestar del empleado que trabaja fundamentalmente de lunes a viernes será mayor cuanta menos diferencia exista entre cómo se siente entre semana en comparación a cómo se siente el fin de semana. Santacreu explicó que los domingos por la noche se producen muchos infartos. Un estudio realizado con 3.000 empleados en Suecia demostró que un jefe poco competente supone un riesgo 24 % mayor de sufrir problemas graves de corazón.

El bienestar profesional es una de las prioridades para mantener la salud a largo plazo. La consultoría Gallup estudió a cientos de estadounidenses mayores de 95 en una época en la que la edad media de jubilación eran los 65 años. La mayoría de esas personas habían trabajado hasta los 80 años, el 93 % mostraban gran compromiso y satisfacción con el trabajo realizado, y el 86 % recordaban que se divertían en su trabajo.

Se trata de un círculo virtuoso, cuida a tus empleados para que tus empleados cuiden de tus clientes y tus clientes hagan crecer tu negocio. Ayuda a crecer a tus empleados, motiva su talento para crecer todos juntos. Define unos valores honestos con los que puedan identifcarse tus grupos de interés y generen un compromiso auténtico.

Por otro lado, como empleado, si el proyecto de la organización donde trabajas te ilusiona, si disfrutas trabajando, si el puesto te permite desarrollar tus talentos, tienes un buen jefe y existe un entorno de confianza, quédate.