Gestión de la reputación corporativa en 2019 - Ecosistema de conocimiento de Corporate Excellence
formularioHidden
formularioRDF
¿Qué estás buscando?

Empieza a teclear lo que buscas...

close

Tu búsqueda no ha obtenido ningún resultado ¡Inténtelo de nuevo!

Abril 2019 Análisis estratégico

Gestión de la reputación corporativa en 2019

Reputación & Riesgos Reputacionales

star

Ipsos ha publicado la décimotercera edición del Ipsos Reputation Council, en el que explora las ideas más recientes y las mejores prácticas relativas a la gestión de la reputación corporativa en todo el mundo. 154 expertos en comunicación de 20 países han valorado para Ipsos el estado de la reputación empresarial y cuáles son los retos a los que se enfrentan las marcas.

La primera cuestión que aborda es la confianza en las empresas. Uno de cada tres expertos consultados prevé un repunte de la confianza en las organizaciones. Las razones: un mayor compromiso con las cuestiones sociales, éticas y ambientales, que empieza a dar resultados, y una ciudadanía que comienza a ver más positivamente a las organizaciones en comparación con la clase política.

A nivel global, el riesgo reputacional es mayor en el sector financiero (43% de los encuestados) y en el energético (41%), seguido a cierta distancia por la industria mediática (29%). Igual ocurre en Europa, donde las entidades financieras —cuya reputación se está reconstruyendo muy lentamente— se enfrenta a un mayor riesgo que el resto de sectores. Coinciden con esta premisa la mayoría de encuestados (88%) de Asia-Pacífico. En Norteamérica, en cambio, los sectores más expuestos son los medios de comunicación y las empresas tecnológicas. Y en el caso de Latinoamérica es el de la construcción.

¿Qué hacer ante esta situación?

  • Tomar medidas para potenciar la reputación del CEO hacia una figura más creíble, auténtica, empática y transparente, ya que estas características tienen un impacto positivo en el mensaje que la organización que quiera transmitir.
  • Pensar la estrategia de posicionamiento de los CEO, dado que las nuevas generaciones parecen mostrarse menos interesadas en su figura y más en las propias marcas o en los movimientos sociales.
  • Establecer un protocolo de crisis para asegurarse de que cada problema, o indicio de crisis, recibe la atención apropiada y es escalado únicamente en caso necesario.
  • Investigar y monitorizar la información de los medios y publicada en los entornos online para ser capaz de establecer relaciones de valor con los stakeholders: son herramientas de inteligencia y escucha activa clave para fortalecer el engagement con los grupos de interés.
  • Trazar un plan de prevención y gestión de crisis que permita a las empresas minimizar el impacto de una situación espinosa y evitar así la pérdida de la confianza de públicos clave, ya sean inversores, consumidores o empleados.
  • Anticipar los peores escenarios y prepararse para ellos, entendiendo cuáles son las audiencias clave y qué mensajes deben transmitirse.
  • Consolidar la gestión de la reputación en las organizaciones, e introducir este indicador no financiero en el Cuadro de Mando de las organizaciones de cara a tomar mejores decisiones empresariales al introducir las expectativas y exigencias de los diferentes públicos en la estrategia de negocio.
  • Crear un equipo experimentado o comité de crisis entrenado y formado con anterioridad al momento de la crisis. 

RETOS Y OPORTUNIDADES

  • La tecnofobia corporativa o «techlash» aumentará la presión para que haya más transparencia sobre el origen y uso de los datos, lo que afectará al corazón mismo del modelo de negocio de muchas empresas.
  • Las organizaciones han de asumir su responsabilidad y tomarse en serio las preocupaciones de las personas respecto a su privacidad y seguridad, adoptando medidas que sean convincentes a la par de respetuosas con su propia actividad económica.

    Para saber más puedes acceder aquí.