Isabel López: Inversores preocupados por la sostenibilidad

29 de mayo de 2017

Estrenamos semana y colaboradora en el blog. Isabel López Triana, socia fundadora en Canvas Estrategias Sostenibles, nos ha preparado esta entrada sobre la perspectiva de los inversores en temas de sostenibilidad.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________

Cada vez más, los inversores tienen en cuenta criterios sociales, ambientales y de buen gobierno a la hora de decidir si invertir o no en una compañía, aunque a nivel del Consejo de Administración aún falta conciencia de ello. Los inversores no solo desean participar activamente en el desempeño en sostenibilidad de las empresas, sino que realmente lo hacen, como hemos visto recientemente, con la carta que más de 215 inversores institucionales han escrito a los jefes de Estado del G7, pidiendo a los gobiernos respetar el Acuerdo de París y los compromisos suscritos.

Inversores institucionales, gestoras de fondos o entidades de crédito han girado en los últimos años su mirada hacia la sostenibilidad de las compañías en las que invierten. La preocupación por los criterios sociales, ambientales y de buen gobierno de las empresas es una tendencia creciente, que ya detectamos y analizamos en el informe Approaching the Future: tendencias en gestión de intangibles, publicado en marzo de este año.

Parece claro que una acción integral que combine el gobierno responsable de la empresa para preservar los intereses de sus accionistas exige la responsabilidad por sus impactos medioambientales y sociales, en línea con la gestión de riesgos y el valor a largo plazo.

En el estudio Investing For a Sustainable Future, del MIT Sloan Management Review y The Boston Consulting Group (BCG), elaborado en 2016, se consultó a más de 3.000 gestores e inversores de más de 100 países sus opiniones sobre el tema. El 75 % de los grandes líderes de entidades de inversión está de acuerdo en que la sostenibilidad de la compañía es clave a la hora de decidir si invertir o no.

Ya en 2014, un estudio de PwC señalaba que el 80 % de los inversores encuestados afirmaba tener en cuenta criterios relacionados con sostenibilidad en una o más de sus inversiones. Preguntados por el auge que, a su parecer, tendría esta cuestión, casi el 90% de los encuestados aseguraba que, en tres años, usarían aún más la información ESG de las empresas para decidir sobre sus inversiones. No es de extrañar: según varios estudios, invertir en compañías responsables es más rentable a largo plazo. Como afirma Sunil Poshakwale, de la Cranfield School of Management, las empresas con buena gobernanza y alta calidad de gestión tienen un comportamiento más positivo.

Frente a esta tendencia, muchos informes y estudios detectan un gap frente a la opinión de los líderes de las compañías, pues tan solo el 60 % de estos últimos creen que los criterios ESG son relevantes para sus shareholders, según el estudio del MIT. Nos encontramos, por tanto, por un lado, con compañías que tienen una percepción diferente de lo que es material para los accionistas; y por otro, con inversores que no están satisfechos con la información que reciben sobre estas cuestiones, o que creen que no se están teniendo en cuenta adecuadamente las importantes implicaciones de la sostenibilidad en, por ejemplo, los riesgos de la empresa.

Inversores activistas, reto para empresas y gobiernos

El activismo que realizan los inversores suele comenzar con las conversaciones que mantienen con la alta dirección de la compañía. Si las respuestas de la empresa no convencen a los accionistas, pasan a sugerir propuestas (resolutions) sobre temas de interés, para pedir al resto de inversores votar sobre estos temas. Un reciente estudio del Harvard Business School sugiere que, dentro de esas resolutions que hacen los accionistas a las empresas, la causa de mayor crecimiento tiene que ver con cuestiones ESG.

En concreto, los autores del estudio afirman que el 58 % de las propuestas de los inversores en la muestra de su estudio tiene que ver con asuntos intangibles, lo que pone de manifiesto que a los accionistas no solamente les mueve el beneficio a corto plazo y demuestra «los objetivos pro-sociales de muchos inversores».

Un actor que cobra protagonismo en este proceso es la figura del proxy advisor (asesor de voto), que aconseja a los inversores lo que deben votar en las Juntas de Accionistas, con una mayor exigencia de buenas prácticas en gobierno corporativo. Así se explica en un reciente estudio, Avanzando hacia un nuevo marco de transparencia, elaborado por Forética y Bankia, que analiza el rol de los asesores de voto como pieza fundamental para fortalecer el buen gobierno desde el punto de vista de las compañías emisoras y de los inversores institucionales.

Uno de los retos frente a esta realidad es cerrar la brecha existente entre las Áreas de Sostenibilidad y de Relaciones con Inversores dentro de las empresas. Como analiza SustainAbility en Closing the Sustainability-Investor Relations Gap, esta falta de alineación se observa en cinco aspectos que tiene que ver con el lenguaje, el expertise o la falta de relaciones y recursos.

Fuente: Closing the Sustainability-Investor Relations Gap, SustainAbility

Fuente: Closing the Sustainability-Investor Relations Gap, SustainAbility

En los últimos meses hemos visto crecer incluso el shareholder activism hacia el sector público. Hace un par de semanas, más de 215 inversores institucionales, que gestionan más de 15 billones de dólares en activos, instaron al G7 y al G20 a través de una carta a aceptar el Acuerdo de París y a cumplir sus compromisos con el mismo. «Los inversores están enviando el poderoso mensaje de que la lucha contra el cambio climático debe ser una prioridad urgente en los países del G20, especialmente en Estados Unidos, cuyo compromiso está en duda», afirma Mindy Lubber, CEO y Presidente de Ceres.

Todas estas cuestiones demuestran que los inversores pueden ser un claro driver de la sostenibilidad, no solo dentro de las empresas sino también a un nivel más global. Está por ver si empresas y gobiernos son capaces de responder adecuadamente a esta demanda creciente.

Isabel López, CANVAS Estrategias Sostenibles