La importancia de la comunicación ante el descrédito

06 de noviembre de 2019

El pasado 24 de octubre asistimos, de la mano de Dircom, en el Espacio Fundación Telefónica a dos mesas de debate: la nueva campaña electoral y la nueva plaza pública en el debate político. La primera estaba formada por representantes de los partidos más importantes del país: PSOE, Partido Popular, Ciudadanos, Unidas Podemos, VOX y Más País. Mientras que la segunda estaba conformada por periodistas y estadísticos de peso.

La mesa que abrió la jornada se centró en discernir qué importancia tiene el relato y la comunicación política para los comunicadores y la sociedad. Esta mesa estuvo moderada por Miguel López-Quesada, miembro del patronato de Corporate Excellence, que planteó a los representantes de los partidos distintas cuestiones de actualidad, tales como: el descrédito que sufren hoy las instituciones, la financiación de las formaciones políticas y su transparencia o su función y responsabilidad como representantes de la ciudadanía. Todos ellos coincidieron en que los temas tratados suponen un grave problema que hay que solventar.

En la segunda mesa de debate, los ponentes pusieron el foco en las fake news, la desinformación y el reto de comunicar en un mundo hiperglobalizado. Se configuran estos tres ejes como el gran reto al que se enfrentan y se enfrentarán los comunicadores en el futuro. Y es que estos elementos no solo afectan a la clase política, sino también al sector empresarial y a la sociedad en su conjunto. Ante esta situación, una información veraz, contrastada y diligente es la solución y el deber de los comunicadores que, con ayuda de las instituciones, tiene la responsabilidad de seguir trabajando en ello para estar a la altura y dimensión del conflicto.

La clase política, el sector empresarial y la sociedad son tres de los pilares que forman la base del progreso de los países. Una apuesta decidida por la transversalidad de estos componentes es capaz de tejer un camino que sigan las generaciones venideras. Converger todos los estamentos que conformamos para alcanzar un sistema más sostenible es una responsabilidad a la altura de nuestras convicciones.