Presentación Edelman Trust Barometer Spain 2021

21 de mayo de 2021

Este lunes 17 de mayo se presentaron los resultados del informe por EdelmanTrust Barometer Spain 2021, con la colaboración de Corporate Excellence – Center for Reputation Leadership, presentó los resultados. La presentación contó con la participación de Ignacio Jiménes, Ángel Sáenz de Cenzano, Andrés Rodríguez, Enrique Arribas, Ángel Alloza, Lucía Carballeda y Pelayo Alonso, expertos que expusieron los resultados y formaron parte de una mesa redonda en la que discutieron acerca de “La Bancarrota de la Información”.

En un año marcado por la incertidumbre y turbulencias sin precedentes – la pandemia y la crisis económica de la COVID-19, la protesta mundial por el racismo sistémico y la inestabilidad política – la desconfianza, que inició en el 2018 y no ha hecho sino crecer. Según los resultados del informe, en España el índice de confianza es de 45 puntos, posicionándolo como el 4 país más desconfiado de los 27 encuestados. 

Este año, por primera vez, las empresas son la institución que genera mayor confianza (52%), frente a ONGs (51%), medios de comunicación (42%) y gobierno (34%).  Pero en España ninguna de las cuatro es considerada ética y competente (dimensiones principales de la confianza). Por un lado las corporaciones son las únicas que consideran competentes y por otro las ONGs son las únicas consideradas éticas.

El informe revela que la sobreabundancia de información está alimentando la desconfianza generalizada hacia los líderes y referentes sociales, y que el ciudadano ya no sabe dónde o a quién acudir para obtener información fiable. En los resultados la mayoría de los encuestados creen que los líderes políticos y los periodistas están tratando deliberadamente de engañar a la gente con información falsa.

Esta “infodemia” mundial ha provocado que la confianza en todas las fuentes de noticias registre niveles mínimos, siendo en España las redes sociales y los motores de búsqueda en los que menos se confía. 

El auge de la desinformación, alimenta la desconfianza y la polarización, y lo vemos reflejado en el informe que afirma que 2 de cada 5 españoles tienen una buena higiene informativa, que significa que la mayoría comparte noticias sin antes comprobar si son ciertas. 

Por su parte, todos los portavoces perdieron puntos en credibilidad, pero siguen siendo los expertos académicos y los expertos de las empresas quienes siguen siendo más confiables. Los españoles no confían ni en los mensajes, ni en la capacidad de los líderes (de Gobierno y religiosos) para solucionar los problemas. 

En este contexto, la nueva confianza en las empresas crea una oportunidad para el sector empresarial. Pero con esta oportunidad, viene también una gran responsabilidad por cumplir las expectativas de sus stakeholders. Se espera de las empresas que amplíen sus competencias para poder resolver los problemas de la sociedad, convertirse en garantes de la veracidad de la información e impulsar iniciativas que resuelvan los problemas desde la colaboración. Aunque los CEOs en España tienen una baja credibilidad de 42%, la mayoría de los españoles (81%) si exigen que los líderes empresariales tomen, públicamente, posiciones antes los retos sociales. 

Para que las empresas y sus CEOs puedan aprovechar esta oportunidad deben actuar y comunicar de manera transparente, liderar con acciones guiadas por su propósito, proporcionar información confiable y actuar entendiendo los miedos y las expectativas de la sociedad. Como dijo Ángel Alloza en su intervención: “Escuchar es el primer paso. Las empresas que lo entiendan, serán empresas con futuro”.

En la medida en que las compañías sean capaces de responder en tiempo y forma a sus principales stakeholders, saldrán fortalecidas y dispondrán de un balance reputacional positivo que perdurará en el tiempo, posicionándose como actores sociales necesarios, relevantes y confiables.