Una oportunidad para la pequeña empresa

26 de febrero de 2020

Las empresas son mucho más que agentes económicos, bien gestionadas pueden ser un lugar para el desarrollo de las capacidades de las personas y esto es algo independiente de su tamaño. La clave está en conocer el terreno en el que se trabaja – y que es único para cada organización- y adaptar este la actividad de la empresa. Esta es la única manera de asegurar la perpetuación de la empresa en un entorno cada vez más competitivo.

Los modelos que aplican a las grandes empresas sirven como inspiración y modelo a seguir, pero desde las empresas de menor tamaño es necesario hacer el ejercicio de adaptar esta hoja de ruta a sus propios requerimientos. La actividad de las grandes empresas tiene un impacto notable, sin embargo, las pymes y microempresas representan una gran parte del tejido empresarial y, por tanto, su actividad tiene también un impacto directo en la sociedad. Aquí es donde tenemos el gran reto de traducir el avance que está teniendo lugar en las grandes empresas a una hoja de ruta viable y efectiva para las pymes y microempresas. Si bien las primeras pueden inspirar el avance, la gestión y comunicación es muy diferente.

Recientemente hemos establecido un acuerdo con la AEMME (Asociación Española Multisectorial de Microempresas) para avanzar en esta tarea. Desde la asociación han elaborado recientemente un estudio sobre la problemática en los diferentes sectores de actividad de negocio analizando en particular el colectivo de la microempresa (entre 0 y 10 empleados). El estudio presenta una radiografía del estado actual de la microempresa en España analizando 7 sectores de actividad del negocio: responsabilidad social, formación y consultoría, imagen y comunicación, jurídico y legal, financiero, agroalimentario e internacional. A continuación, resumimos algunas de las conclusiones principales, no dudes en consultar el informe completo para saber más sobre la microempresa en España.

  • Pese al gran número de microempresas y su impacto socioeconómico (según el informe generan entre el 30 - 40% del empleo y su aportación al PIB oscila entre el 60 -70%), falta un marco jurídico apropiado.
  • Es necesaria una gran labor de divulgación y concienciación sobre el concepto de sostenibilidad como una nueva manera de hacer negocio.
  • A menudo se hace complicado el acercamiento de pymes y microempresas a instituciones como Pacto Mundial, se requiere un trabajo de «acompañamiento».
  • Igual que sucede en las grandes empresas es fundamental que las personas detrás de los negocios comprendan y compartan esta responsabilidad, y para ello es clave que la formación y e impulso venga desde arriba.
  • En el plano internacional es clave la creación de alianzas y redes de confianza que permitan a las empresas compartir experiencias y encontrar aliados estratégicos.

El reto con el que se encuentran hoy las empresas de menor tamaño es también una oportunidad de mejora, adoptar los modelos y buenas prácticas de las grandes empresas puede ser un buen -y necesario- comienzo, pero donde realmente la pequeña empresa tiene la capacidad de diferenciarse e impactar es en la aplicación práctica. Por su estructura se encuentra en una posición favorable para responder de manera más ágil a los cambios y nuevas exigencias del entorno, algo fundamental para la pervivencia de cualquier organización.

Esperamos que una vez más esta pequeña lectura te resulte relevante, ¡no dudes en compartir!