CCO o el Engagement System Builder. Entrevista a Roger Bolton

07 de septiembre de 2015

La próxima semana da comienzo el segundo módulo del programa ejecutivo de formación The Global CCO: el Nuevo Modelo de Comunicación, presente y futuro. Casi una treintena de alumnos se vuelven a dar cita, esta ven en ESADE Barcelona, para seguir aprendiendo sobre la función del CCO, la comunicación, la reputación y otros temas clave de la gestión empresarial.

Con motivo del inicio del primer módulo del programa The Global CCO que Corporate Excellence y ESADE han diseñado, tuvimos como profesor de una de las sesiones del curso al presidente de la Arthur W. Page Society y también miembro del Consejo Asesor de CE, Roger Bolton. Además, tuvimos la oportunidad de participar con él en un desayuno en el que volvió a enfatizar el papel clave y de liderazgo del CCO dentro de las organizaciones, así como el nuevo Modelo de Comunicación, basado en la construcción de creencias compartidas. En su paso por Madrid el pasado julio, Bolton también participó en la presentación del Anuario Dircom 2015, tras el aprovechamos para hacerle una entrevista. Roger, ompartió con nosotros The Page Principles; los principios que deben seguir las empresas para tener éxito en la gestión de su comunicación.

Durante la conversación, Bolton hizo hincapié en dos de los aspectos principales que una corporación ha de trabajar para conseguir tener un carácter globalizado y una identidad propia y diferenciadora. Así, por una parte, recomendó la alineación de la misión, propósito y valores corporativos, con el objetivo siempre de conseguir la identidad deseada. Este fin ha de ser conocido por todos los miembros de la empresa para que el comportamiento global e individual se construya en torno a la identificación que la organización quiere transmitir a sus stakeholders. De esta forma, Bolton explica qué es eso del alineamiento de la identidad con el stakeholder empowerment.

Cómo conseguir la confianza de los grupos de interés es una de las claves del éxito empresarial y ello ha de empapar los valores y la cultura corporativa, y por ende el modelo de negocio. Como opina el presidente de la Arthur W. Page Society, la gestión de las relaciones con los distintos grupos de stakeholders y la constante atención a la Social Media Revolution han de marcar los pasos de acción de la propia organización. Es por ello que surge con una relevancia mucho más importante de la que jamás ha tenido la figura del Chief Communications Officer.

El rol del CCO, a día de hoy constituye una transformación constante; vemos que ha adquirido una función determinante si una empresa quiere adaptarse al nuevo ecosistema en el que va a tener que vivir. Es por ello que el CCO ha de ser una persona formada en comunicación y líder de la gestión de ella en toda la corporación, así como la cabeza en la gestión de relación con los grupos de interés. Debido a ello, la preparación de este perfil ha de responder a una persona que también tenga presente la foto al completo (contexto social, político, económico) que rodea e influye en la empresa. El objetivo del CCO, por tanto, ha de ser el Engagement System Builder de las compañías, para lo que es necesario que opere a partir de un papel claro con unas herramientas de gestión y trabajo claras.

El CCO, según Bolton ha de ser una figura integral y transversal en la empresa, por lo que ha de estar presente en la toma de decisiones corporativas y formar parte del nivel directivo donde se configura la gestión estratégica de la compañía. De este modo, las competencias del CCO le hacen poseer un papel gestor en todos los procesos internos y externos de forma que involucre y comprometa a los empleados con la propia organización. Del mismo modo, como responsable de la reputación corporativa, ha de poseer un espíritu crítico y un conocimiento completo del comportamiento social, económico y analítico del medio en el que la compañía se desenvuelve.

Las ideas que Roger Bolton aportó a la conversación reiteran el fin que Corporate Excellence abandera, que las organizaciones, a través de la gestión estratégica e integrada de los intangibles, contribuyan a mejorar la sociedad; con la mirada siempre puesta al largo plazo como motor de cambio social.