Construyendo líderes a los que seguir

10 de julio de 2020

En una época en la que las grandes empresas se enfrentan en a un cambio hacia una era más digital si cabe, en un entorno cada día más VUCA, los líderes del mañana tienen que formarse hoy. Lluis Bassat, fundador y presidente de Ogilvy España, habla de la construcción del buen líder. Bassat destaca la actitud entre los atributos de un líder y lo explica mediante una metáfora de guerra «hay dos tipos de capitanes: los que les dicen a su gente “¡avanzad!” o los que les dicen a su gente “¡seguidme!”».

Uno de los grandes de valores en la vida del empresario es la valentía. Bassat afirma que «no se puede dirigir una empresa de forma tímida y apocada. Si no das una idea valiente nadie la verá». No hay que pensar en poner una empresa como las que ya existen. Pero para ello, es necesario vencer  la pereza, porque es el peor enemigo a la hora de tomar decisiones. Además afirma que la valentía ayuda a reconocer los errores y, en este sentido, Bassat apuesta por el perdón y la rectificación, un acto sincero para aprender y mejorar.

Otra de las características de un líder que ensalza el publicista, y que considera que hay que empezar a trabajar con más intensidad, es una mezcla de modestia y humildad con esfuerzo y trabajo. Lo ejemplifica hablado de su primer trabajo durante su época estudiantil en la que su labor era mover sacos de un lado para otro. En esa experiencia se dio cuenta de lo que era un trabajo realmente duro, exigente físicamente y con un nivel de exigencia muy alto: «desde entonces ningún trabajo me ha parecido duro». Afirma que, ya siendo publicista, si tenía que quedarse toda la noche con trabajos, lo hacía y al día siguiente lo presentaba con el mejor humor.

Reconocer el talento y aprender de él

El fundador de Ogilvy España, habla de cómo su experiencia profesional está ligada con el ámbito personal y las amistades: «al principio me veía con algunos amigos pero en algún momento de mi vida pensé que quería ver más a uno de ellos porque me enriquecía mucho estar con él». En este sentido, se puede decir que existen amistades que pueden hacerte crecer como profesional además de hacerte feliz en lo personal y que rodearte de talento te inspira.

Un líder tiene que trabajar también la capacidad de reconocer el talento en la gente. En este sentido, Bassat apuesta por cómo es la persona, no solo por el currículum. «Si en una entrevista el candidato me hablaba de lo que había hecho solamente no me gustaba. En otra entrevista el candidato me habló de un valor humano como la fidelidad». Hablar de aptitudes como la creatividad o la innovación, tanto en lo profesional como en lo personal, es un parte muy importante.

Los buenos líderes son niños bien formados

Por lo tanto, la clave es trabajar la educación desde el principio, «cuando tu hija tenga 6 años puedes intentar que ella te cuente las cosas que le gustaría que le pasaran en la vida y, en este sentido, enseñarles a comunicarse y hablar en público». Para un futuro director, en este caso, es importantísimo saber hablar en público y eso se cultiva en la niñez. Considera que en esta cultura no se hace por el miedo y la timidez. Estos motivos han llevado a Bassat a escribir sobre la comunicación de empresa que posee una relación innegable de la comunicación de las personas.

Otro de los importantes valores que deben buscar los grandes líderes es la creatividad. Bassat habla de que su experiencia vital le llevó a hacer un trabajo creativo, que sirviera para mejorar las cosas. Y no solo para eso, sino para crear empresas que aún no existen. Por este motivo, habla de una relación estrecha entre innovación y creatividad. Esto se trabaja desde casa: desde el ámbito personal y desde la educación. «A mis hijas les prohibieron ver la TV en el colegio. Les pregunté que si querían verla tanto tiempo como quisieran leerían las mismas horas que verían la TV» esta anécdota llevó a Lluis a pensar que «cualquier problema de la vida puede motivar la creación de un método, esto es la creatividad».