Tendencias

El futuro de las empresas españolas

15 de noviembre de 2018

Las exigencias de los grupos de interés han evolucionado durante los últimos años. Los inversores, como uno de los stakeholders más relevantes, cada vez reclaman más información no financiera para tomar sus decisiones: datos ambientales, éticos o de buen gobierno, sociales y datos sobre derechos humanos, entre otros. Larry Fink, Presidente y Consejero Delegado de BlackRock, uno de los grupos de inversión más importantes del mundo, hizo una llamada de atención a principios de año a los inversores para que gestionaran de manera excelente los intangibles. Hay que pasar de la transparencia al desempeño y de la comunicación a la rendición de cuentas.


Por todo esto, las empresas se han visto obligadas a cambiar su reporting corporativo, adentrándose así en la gestión de la información no financiera. Al mismo tiempo, el reporting no financiero se empieza a considerar un indicativo de excelencia operativa, ya que «aporta la ‘licencia social para operar’ a la vez que genera nuevas capacidades internas y fomenta la innovación, permitiendo así mejorar los resultados de negocio», según el informe Información no financiera y el IBEX 35: ¿Cómo han aplicado las empresas el Real Decreto Ley 18/2017? Enseñanzas y retos.

Precisamente este es el informe sobre el que queremos escribir hoy. En él, EY trata de averiguar si la información que publican las empresas del IBEX 35 responde a lo que demandan los inversores. Para ello tienen en cuenta el efecto del Real Decreto Ley 18/2017 (transposición de la Directiva 2014/95/UE) que exige reportar información sobre:

  1. El modelo de negocio de la entidad
  2. Políticas corporativas y sus resultados: medioambientales, sociales, de Derechos Humanos, empleados, corrupción y sobornos, entre otros.
  3. Principales riesgos relacionados que genera su actividad.
  4. Indicadores clave del resultado no financiero.

Esta ley trata de responder a la necesidad de mejora del reporting corporativo fijando un marco internacional. Y es que, como aseguraba Ángel Alloza (CEO de Corporate Excellence - Centre for Reputation Leadership) en la presentación del informe: «las empresas tienen que informar sobre lo que les interesa a sus stakeholders, y ahora les interesan asuntos no financieros». Entonces, ¿cómo están llevando a cabo este cambio las empresas del IBEX 35? A continuación os dejamos los resultados que nos gustaría destacar del informe; correspondientes, aproximadamente, a las cuatro ideas principales reguladas por el real decreto:

  1. Sobre actividades de negocio: solo el 28 % ofrece una visión clara.
  2. Políticas corporativas: solo el 37 % las explica.
    En cuanto a resultados obtenidos sobre problemáticas concretas:
    - La mayor parte dan información sobre emisiones, pero muy pocas lo hacen sobre consumo de agua.
    - El 50 % habla sobre prevención de vulneraciones a los Derechos Humanos.
    - El 77 % presenta datos sobre procedimientos contra corrupción y sobornos.
    - Solo el 17 % reporta información sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres.
  3. Riesgos no financieros: el 20 % habla sobre su identificación, evaluación y control en el reporting.
  4. Estrategia de negocio con objetivos y métricas de seguimiento: el 34 % las presenta.

Analizando los resultados por sectores, las empresas del petróleo y la energía ofrecen la información financiera más madura entre las empresas del IBEX 35. En el otro lado de la balanza encontramos a los sectores de industria, construcción y bienes de consumo. También se observa mayor madurez en la información no financiera de aquellas organizaciones que optan por hacer informes separados según el estudio.


A la hora de mejorar estos resultados del reporting no financiero, el informe expone los siguientes retos a futuro:

  •  Alinear procesos de reporting financiero con los no financieros e integrarlos en el negocio.
  • Usar formas de presentación de contenido que respondan a la demanda de los stakeholders y que aprovechen los nuevos formatos digitales.
  • Priorizar que la información no financiera sea de calidad, profunda y detallada. Además, debe mostrar una visión estratégica, global e integrada. En este proceso, el 40 % de las empresas del IBEX 35 ya verifican la información por un tercero; una actitud necesaria y recomendable.

Tras un análisis del estado de la información no financiera entre las empresas más importantes en España, queremos ofrecer como conclusión una de las reflexiones de Alberto Andreu (Senior Advisor de EY y Miembro del Consejo de Expertos de Corporate Excellence - Centre for Reputation Leadership). Alberto aseguró en la presentación del informe que existe un vínculo entre la información no financiera y la reputación de las empresas. Lo que significa que, aunque el reporting esté regulado, en caso de incumplimiento la mayor pena podría ser reputacional: quien no lo haga bien será sancionado el mercado, ya que en su opinión «el futuro de las empresas estará condicionado por la presión social generada desde los consumidores, inversores y desde vías tecnológicas como las redes sociales». Y, entonces, ¿cómo gestionamos la presión social? Profundizando en el gobierno corporativo, trabajando la confianza en los datos y avanzando hacia un compromiso público.

Gobierno corporativo, datos y compromiso público. Tres conceptos clave en el futuro de las empresas, en los que la información no financiera juega un papel crucial. Si queréis ahondar en todos estos temas no dudéis en consultar el toda la información sobre el informe y su presentación aquí.

  • #empresas
  • #españolas
  • #futuro
  • #ibex
  • #ey
  • #derechos humanos
  • #alberto andreu
  • #stakeholders
  • #reporting
  • #retos a futuro
  • #larry fink
  • #blackrock
  • #aquí
  • #resultados
  • #ángel alloza