La actualidad profesional en reputación y confianza

22 de mayo de 2019

La visión de la gestión de la reputación de Ipsos se basa en la creación y refuerzo de la confianza hacia la organización, alineando comportamientos y comunicaciones -de forma interna y externa-. Es decir, a mayor coherencia mayor confianza, lo que conlleva mayor eficiencia en acciones de marketing y mayor impacto en la cuenta de resultados. Desde esta premisa nos presentan los resultados de la última edición de Ipsos Reputation Council. De hecho, como muestra uno de ellos, el 85% defiende que la reputación impacta directamente en los resultados financieros. Para obtener este y otros datos, Ipsos interrogó a directores de Corporate Affairs en compañías globales sobre cuestiones relacionadas con la confianza, la reputación y su labor profesional en estas áreas. A continuación os compartimos algunos de las claves más relevantes:

Uno de los mayores highlights del estudio asegura que la mayoría de los encuestados no creen que la crisis de confianza vaya a mejorar notablemente en los próximos cinco años. De la mano de esta contundente afirmación nos adentramos en los nuevos retos de la profesión directamente vinculados con la confianza, como son los escándalos en los que los stakeholders ven traicionada su confianza o la gestión de sus datos. Los directores consideran muy improbable que el consumidor pase por alto malos comportamientos de la organización (75%), incluso aunque los productos sean buenos y baratos. Otro ejemplo muestra que los profesionales están convencidos de que las dificultades que causan la gestión de los datos y la privacidad acabarán afectando a su organización (80%).

En el mismo plano del cambio, el estudio también analiza la frontera entre los nuevos medios y los tradicionales respecto a la comunicación corporativa y la reputación empresarial. Los encuestados no consideran que las RRSS sean una distracción, pero tampoco les atribuyen más relevancia que a los medios clásicos. Es decir, se complementan entre ellos. Aun así, sí que es verdad que se aprecia una caída en el impacto que los periodistas pueden tener en la reputación de una organización.

En relación a la gestión de los intangibles, la mayoría no cree que la polarización social sea tan grande como para que las organizaciones tengan que escoger un bando. Además, solo uno de cada cinco cree que todo issue debe tratarse como una potencial crisis. El resto argumentan que en un mundo hiperconectado e hipertransparente es imposible gestionar ese volumen de trabajo, por lo que debemos de diferenciar entre turbulencias (ruidos e impactos que reciben todas las organizaciones) y una verdadera crisis (circunstancia que pone en peligro la existencia de la compañía).

Concluimos el post con el embajador más importante de la reputación corporativa: el empleado (según el 82%). Este fue uno de los datos sobre los que se debatió en la mesa redonda de la presentación del estudio en España, que contó con la participación de Ángel Alloza (Corporate Excellence - Centre for Reputation Leadership), Milorad Ajder (Ipsos), Cristina García (Grupo PSN) y Sebastián Cebrián (Villafañe y Asociados/Fundacom). Entre ellos coincidían en que, para gestionar esta realidad, los profesionales del sector deben poner en marcha estrategias que generen sentimiento de pertenencia y en los empleados. «Cuando hablamos de reputación estamos hablando de una promesa de marca. Hablamos de misión o propósito. Hablamos de percepciones y experiencias. Por eso mismo es crucial comprometerse, actuar beneficiando a los stakeholders de la compañía y comunicarlo retroalimentando así de forma positiva la reputación».

Para descurbrir los resultados completos puedes consultar el informe completo aquí