Sostenibilidad: una verdadera revolución en la agenda empresarial

05 de marzo de 2021

El contexto actual de pandemia generada por la COVID-19, ha evidenciado más que nunca la necesidad de reinventar el modelo económico y empresarial hacia alternativas más sostenibles y responsables con las personas y el planeta.

En los últimos meses, a través de estudios e investigaciones como Approaching the Future: Tendencias en Reputación y Gestión de Intangibles que realizamos conjuntamente CANVAS Estrategias Sostenibles y Corporate Excellence-Centre for Reputation Leadership, hemos percibido un cambio de enfoque cuando hablamos de sostenibilidad. 

Es cierto que este cambio ya se venía generando desde hace años, pero la pandemia lo ha acelerado. Las empresas perciben cada vez más la sostenibilidad como una estrategia de negocio y menos como un valor basado en la voluntariedad o en la estrategia de comunicación. 

Esa nueva sostenibilidad va muy de la mano de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un marco de acción global y una narrativa común para responder a los principales retos sociales, económicos y ambientales.

En 2020 han crecido en un 12% las organizaciones que están trabajando en la Agenda 2030, en España y Latinoamérica, respecto a los datos de 2019 recogidos en Approaching the Future. Concretamente, un 41% de los expertos de las organizaciones encuestadas para este informe afirma trabajar ya en cuestiones relacionadas con los ODS. De estos, más del 60% asegura que su organización ha definido objetivos concretos para medir la contribución de la organización a la Agenda 2030.

Empresas sostenibles: de la voluntariedad a la exigencia social

La sostenibilidad es una exigencia social creciente. De acuerdo con Edelman, el 64% de la población cree que “las marcas pueden ser una fuerza positiva para el cambio y solucionar los problemas sociales”. Las crecientes expectativas sociales en un entorno de incertidumbre está entre las tres primeras tendencias más relevantes para los expertos según la última edición de Approaching the Future.

Las expectativas y necesidades de la ciudadanía cambian en un entorno marcado por la incertidumbre ante desafíos globales como la protección de la salud, el cambio climático o la desigualdad. Esta transformación se traduce en cómo las personas adquieren nuevos hábitos de vida y de consumo para adaptarse a sus nuevas prioridades vitales. 

Uno de los principales motivos que explican estas nuevas aspiraciones sociales es una mayor sensibilización respecto al cambio climático: un 93% de los ciudadanos de la Unión Europea creen que es un problema serio, y para un 23% es la principal problemática a nivel global (Comisión Europea, 2019). 

Esta preocupación está llevando a las personas a transformar la forma en la que toman decisiones en su día a día. Así, un 69% asegura que en los últimos años ha cambiado de alguna forma la manera en la que compran o utilizan productos y servicios debido a su preocupación por el cambio climático (Ipsos, 2019). 

En el ámbito de la inversión, hemos visto como en los últimos meses un crecimiento continuado de la inversión sostenible y responsable, definiendo sus criterios y demostrando su rentabilidad (Georgeson, 2020). La consolidación definitiva de la inversión con criterios ASG (ambientales, sociales y de gobernanza), que ha aumentado un 36 % entre 2018 y 2019 dos años, de 2016 a 2018 (Spainsif, 2020), pasará por establecer una taxonomía común de criterios que permita mejorar las oportunidades de inversión, disuadir las técnicas de greenwashing y reforzar la medición y comparación de los productos de inversión sostenible.

Concretamente, un 26 % de las organizaciones encuestadas afirma encontrarse ya trabajando en temáticas de inversión responsable. De éstas, más de la mitad afirma que la exigencia o el interés de los inversores en materia ASG ha crecido; y un tercio de estas cree, además, que la organización para la que trabaja percibe este interés como una clara oportunidad.

Es lo que el Word Economic Forum en su agenda de Davos para 2021 ha denominado la “revolución de la sostenibilidad”, incluso en un año “dominado por una pandemia mundial, la revolución de la sostenibilidad se ha acelerado más rápido de lo esperado, al tiempo que se expande para incluir una gama más amplia de problemas ambientales y sociales”.

Se evidencia por tanto la necesidad de reinventar el modelo económico y empresarial hacia alternativas más sostenibles con las personas y el planeta. 

Con consumidores, inversores y reguladores cada vez más exigentes con sus expectativas hacia las empresas, estamos en un punto de no retorno. Un momento de inflexión que nos motiva a acelerar de forma definitiva el cambio empresarial hacia la sostenibilidad.